Toda vivienda está expuesta a sufrir fugas de agua tarde o temprano, independientemente de la buena calidad de las tuberías. Las más conocidas son las que producen ruptur